Pierdo el tono

A raíz de la entrada de ayer, me he encontrado un impedimento para lanzarme a subir – todavía – lo que puedo tocar y cantar: pierdo el tono mientras canto.

Empiezo bien, en su tonalidad, pero termino en otra que nada tiene que ver con la original.

Intento buscar una con la que me sienta cómodo, como pueden ser Re, Mi o Do en función de mi estado de ánimo. Canto la canción en todas las tonalidades a las que llegue y, aún así, la pierdo.

Como con la guitarra, será cuestión de práctica y ser consciente de lo que canto, cómo lo canto y desde dónde, pero hago las dos cosas a la vez y en realidad tengo que centrarme solo en una de ellas para poder mejorarla.

Así que nada, a echarle horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *