Que llueva, que llueva…

… la virgen de la cueva…

Desde pequeño he querido cantar bien, afinado, pero siempre que lo he intentado he necesitado después un paraguas. La gente se me ha quejado pidiéndome que me callara, que para cantar así mejor no lo hiciera.

Que les den. Solo cantando se aprende a cantar.

Puede que tengas un don y seas capaz de escucharte y de saber perfectamente qué estás haciendo mal y cómo corregirlo sin ayuda. Enhorabuena. No es mi caso ni el de el resto de los mortales.

Lo mismo también has podido entrar en el conservatorio o tener clases particulares. Entonces sabes de lo que hablo. Hay una técnica y un método detrás para hacerlo bien aunque no lo hayas hecho bien nunca. Incluso podrías ayudarme con algún consejo si quisieras dedicarme algo de tiempo.

Por el momento, como completo autodidacta, desde que tengo la guitarra, me aprendo las escalas a la par, tanto con las cuerdas como con la voz. Voy nota a nota, intentando llegar a esta. Así he descubierto que no hay nota baja en la guitarra a la que no llegue (Mi2), pero que a partir de La3 me empieza a costar y que Sol4 se me hace imposible.

El saber qué notas puedo cantar ayuda muchísimo. Siempre he intentado cantar en escalas que no son la mía ni se les acerca. Esas canciones Pop cantadas desde el Do4 se me hacían extremadamente desafiantes, haciendo que mis gallos y desafinos se acentuaran. Que tuviera que intentarlas en un feísimo falsete. Ahora sé que tendría que intentarlas desde un Do3 o, incluso, transponerlas a Re, donde no me siento incómodo.

Sí, en Re, como esa canción de Elvis tan conocida.

La he intentado, la afino bien con la ayuda de la guitarra (y solo con la guitarra), pero he descubierto que estoy tenso. Mi voz carece de cuerpo y personalidad. Es chirriante y me molesta. He conseguido oirme cantar. Gracias, guitarra. Creo saber cómo arreglarlo: me relajaré, seguiré afinando y aumentando mi confianza al cantar, bajaré mi voz al diafragma y me grabaré buscando mi estilo. Transpondré las canciones y me olvidaré de cantar en la cuarta octava.

Y esto gracias a que conseguí sentir un fenómeno físico muy importante en la música: la resonancia.

Cuando me di cuenta que al acertar la nota con mi voz mientras la daba en la guitarra los dos sonidos se solapaban, zumbaban en mis oídos y aumentaban su volumen, se me iluminó la cara como a un niño pequeño frente a un juguete nuevo. Ahí entendí qué quería aquel profesor de música que me hizo quedarme hasta después de que terminara la clase (también era de los últimos en la lista) buscando mi registro vocal. También entendí qué hice mal entonces. Lo que no llego a comprender es porqué no explicó qué fenómeno era el que nos ayudaría a ambos a buscar las notas: a mí en la voz y a él en el teclado. Es más fácil con una guitarra, sí, ya que al tenerla pegada al cuerpo, la nota que das con esta resuena a través de ti junto a la propia nota que estás cantando, lo que hace que zumben los oídos, pero el aumento del volumen tendría que darse igualmente con un teclado.

Bueno, no puedo cambiar el pasado, pero ya tengo un objetivo y algo parecido a un método. Voy a por ello.

Actualización: Desde que escribí esto he descubierto que esa canción en Re me sale mejor en Mi. No es que no pueda en Re, de hecho llego mejor a todas las notas, solo que el cuerpo me pide Mi. Lamentablemente no tengo suficiente nivel con la guitarra para transponerla a esta sonoridad en abierto y tengo que usar capo en el cuarto traste. Un mal menor. Cuando deje de pegarme con el Fa lo mismo me atrevo a grabarme.

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *