Y ahora, ¿Cómo sueno?

Esto tenía que haberlo hecho la semana pasada, ya que las grabaciones son del jueves, pero, vicisitudes de la vida, se me complicó la cosa y los ratos que he ido sacando he preferido dedicarlos a la guitarra antes que actualizar esto.

He hecho una regrabación de la canción de hace dos semanas para poder compararla y ver en qué he mejorado, en qué no e ir trabajando en ello.

No puedo remediar seguir intentándolo.

Hasta que me canse, de hecho, y no creo que me pase. Sigo equivocándome en la progresión de acordes, sobre todo en la última estrofa. En el puente sigo machacando el tempo y se me va la voz. No sé si tengo mal la partitura, estoy intentando imitar a alguien o el cuerpo me pide variación… Evidentemente, sigo desafinando, sobre todo después de írseme el tono en la parte anterior. El trabajo no es un milagro, es lento, pero da sus frutos.

Como programador que soy, no podía evitar intentar la canción en C#.

¿Qué queréis que os diga? La verdad es que hay una mejora palpable. Gran parte de ese «milagro» es que he encontrado mi tono. No me decidía si cantarla en Re o en Do, así que me quedé en medio. No sé si os habéis dado cuenta, pero no me equivoco en la progresión hasta el final que cambio la subtónica por la tónica y cosas así. Lo divertido es que esos fallos no son aleatorios y siguen un patrón armónico. Ni siquiera sé porqué me pasa, pero sí sé cómo corregirlo.

No me quedo con ese ritmo tan feo.

Ni siquiera me suena bien en la canción, lo sé. Estoy practicando también el punteo. Mis dedos hacen lo que quieren, me equivoco de codón con el pulgar y ya cantar encima parece imposible – podré, sé que podré.

Eso que me suena tan mal es el Fa. No sabéis lo que me duele la muñeca. O sí.

Parece que no puedo remediar tocar esta canción – tercer chascarrillo del post, una ovación, por favor -, y no es así. Bueno sí, pero intento otras muchas. Intentad adivinar cual es esta:

Ni siquiera yo sé qué estoy tocando aquí.

El ritmo es diferente y es fácil perderse si no practicas con metrónomo. Cosa que sí hago aunque no se note. Desgraciadamente, tanto la mierda de micrófono que uso como el metrónomo está en el mismo dispositivo y no puedo usar los dos a la vez sin que el micrófono capte el metrónomo. La cosa mejora con un tac-tac marcando el ritmo. Mucho.

Y otra canción con el mismo ritmo.

Esta en Sol#, con lo que no muevo el capo. Como podéis apreciar, soy un poco carca musicalmente hablando.

Soy consciente de mis fallos, pero lo que he mejorado cantando en dos meses es épico.

El acorde con el que me oís pegarme es un Do#m – en el tono en el que lo estoy tocando. No tengo problema con la forma, el tercer acorde es idéntico salvo que dos trastes más abajo – en el tono, yo bajo hacia arriba y subo hacia abajo, me resulta más cómodo -. La diferencia es lo cerca que tengo la mano. Y sí, este también tiene cejilla, pero me resulta más sencillo.

Esta canción la he cantado más de oído, aunque necesito la partitura para saber qué hacer en el ¿puente? ¿estribillo?. Y sí, la desafino, lo sé, y en parte es culpa de mi torpeza con la guitarra. La necesito para entonar, si toco mal un acorde ya me voy del todo. La otra parte es que me olvido de prestarle atención a mi voz. La otra es que tengo la atención dividida…

Bueno, a seguir con la práctica diaria. A más tardar nos leemos el lunes de la semana que viene.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *