Piano piano

Prefiero esta expresión a hacer cualquier referencia a cierta canción de hace un par de años…

En las últimas semanas he tenido un parón en el blog debido, principalmente, a una cuestión de tiempo. También a una cuestión de ánimo. Ha habido un cambio importante en mi vida laboralmente hablando. Un cambio que ha ocupado gran parte de mi pensamientos, mi tiempo y mis sentimientos.

Sentimientos

De eso trata la música, principalmente. De sentimientos.

Diréis que podría aprovechar y componer algo, pero no me atrevo a abrirme así todavía. Puedo contaros un poco por encima cómo me siento, la verdad. Siento algo entre la euforia y la tristeza, entre la preocupación y la esperanza. Esperanza porque parece que, al fin, puede irme bien económicamente hablando. Preocupación porque no tengo certeza absoluta de que lo anterior se vaya a producir y tengo que esforzarme. Tristeza porque me han separado de mis compañeras de trabajo, unas bellísimas personas a las que echo mucho de menos. Euforia porque no sé cómo gestionar todo lo anterior.

Me es muy dificil encontrar cada día la canción y la tonalidad. Con un estado de ánimo tan voluble hay días que necesito algo lento, días que necesito algo rápido. Hay días que necesito gravedad y días que necesito alegría. Los días de más tensión no quiero ritmos y aprieto la mandíbula.

Me ayuda a conocerme, aún más, a mi mismo.

¿Cómo llevo la guitarra?

No he aprendido nada nuevo. Me he centrado en perfeccionar los cambios de acordes y en mejorar el punteo con los dedos.

Las cejillas me siguen costando, aunque cada vez menos. Los cambios de acorde en los que tengo subir varios trastes solo los consigo según mi estado de ánimo.

Intento llevar los ritmos, pero me acelero a medida que voy tocando y cantando. Me pasa lo mismo bailando.

¿Bailando?

Sí, he empezado con bailes de salón. Me he metido con mi señora (ella ya tiene un nivel) en unas clases de iniciación. Llevo dos y, aparte de una descoordinación entre las caderas, me pasa lo mismo que con la guitarra: me acelero. Sé que este problema lo corregiré a la vez tanto en uno como en otro.

¿Y el canto, qué tal?

Despacio, muy despacio. Ha mejorado mi afinación y puedo cambiar de escala sin mucho problema. Desgraciadamente, mi referencia es una guitarra que está, como visteis en el post anterior, deformada y la tercera cuerda no solo me da guerra sino que desafina de una punta a otra y de formas diferentes. Por suerte mi oído se está acostumbrando y ya sé si lo hago regular o mal directamente.

Con todo, sigo practicando y no me olvido de vosotros Un abrazo.

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Today, I went to the beach front with my kids. I found a sea
    shell and gave it to my 4 year old daughter and said «You can hear the ocean if you put this to your ear.» She put the shell to her ear and
    screamed. There was a hermit crab inside and it pinched
    her ear. She never wants to go back! LoL I know this is entirely off topic but I had
    to tell someone!

    1. There is been a long time while I reviewed the comments, but this is the better I had. Absolutely off topic, but at least you are not selling anyting.

      Hacía tiempo que no revisaba los comentarios, y este es el mejor que me he encontrado. Totalmente off topic, pero al menos no quiere venderme nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *