Cuatro Meses de Locura, el motivo te sorprenderá

Casi cuatro meses que llevo sin publicar nada. Lo sé, soy un dejado. ¿Qué ha pasado estos cuatro meses? ¿Por qué quiero cambiar esta dinámica y por qué tengo fe en poder hacerlo? ¿Qué cambios se esperan en el blog a futuro?

Cuarentena

Como aclaración, vivo en España. Como bien sabéis hay un bicho monárquico en todo el planeta que nos está, ya sabéis, dejando encerrados en casa en el mejor de los casos. En otros casos se nos recomienda beber lejía.

Lo normal debía haber sido aprovechar esta tesitura y haber actualizado el blog y mejorado su apartado gráfico. Bueno, añadido un apartado gráfico.

Peeero…

… desidia. No hay otro nombre. Hay otras cosas que me ayudan más a mantener mi salud mental, que bien sabéis que no es la mejor del mundo, que mantener este blog. Sobre todo cuando veo que tampoco tengo algo que contar, ya que considero que tampoco he aprendido tanto. Pero sí, lo he hecho, al menos estos dos últimos meses que me han dejado tiempo de trastear la guitarra y el ukelele. Cantar… creo que he perdido hasta tono.

Leading guitar

Estoy metido dentro de riffs, escalas, notas dobles, legatos, mutes… ya os subiré algún audio. Aún estoy aprendiendo ritmos y acordes, pero nunca sabremos si no nos queda algo que aprender y terminar solo mejorando tu técnica. Bueno, sí, nunca.

El estado de mi guitarra clásica

Con la tapa combada y la acción alta. La tengo guardada y afinada en Re porque me estoy acostumbrando a una guitarra bien quintada y me suena mal. Muy mal. Veré cómo la arreglo, porque no me renta llevarla a un luthier.

Las fotos prometidas

Entre que no me gusta posar y que a mi señora esposa no la veo con intención… de todos modos mejor, porque no sé qué habría salido. Ahora os cuento por qué.

Estoy en un laboratorio en remoto de diseño web

Ahora sé qué es una tipografía con o sin serifa, una armonía de color, una página web mal hecha… Las futuras imágenes que suba seguirán una línea editorial. Jurl jurl jurl. No será hoy. Tampoco mañana. En un par de meses… seguramente.

¿Y el motivo de la locura?

Yo qué sé. Estoy loco.

Seguid buscando vuestro camino y no me hagáis un lord Kelvin. No salgáis de casa sin necesidad, guardad la distancia de seguridad y estornudad en el codo. Cuidaos mucho. Besos y abrazos virtuales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *