Lo siento por vuestros oídos

No perdono ni un día de prácticas, aunque me encuentre un poco febril. Ayer, sin ir más lejos, con visita en casa, me puse a cacharrear con la guitarra. Nada bonito, de hecho. Me estuve pegando con arpegios y luego le di un poco al rasgueo. Después me vine arriba y canté un poco. En […]